Los tesoros de la isla de Meanguera

La isla de Meanguera, en el departamento de La Unión, fue habitada desde tiempos inmemoriables por tribus lencas o potones. Fue descubierta en 1522 por el piloto mayor Andrés Niño, de la expedición de Gil González Dávila, quien dio a esta ínsula “redonda y poblada” el nombre de Petronila, en homenaje a una sobrina muy querida del Obispo de Burgos y Presidente del Consejo de Indias, Fray Juan Rodrigo de Fonseca.

Los tesoros de la isla de Meanguera

Según la leyenda, el Corsario inglés Francis Drake enterró sus tesoros en la isla de Meanguera y otra parte de ellos en la punta chiquirín en la que hoy es el cantón de agua escondida, a 8 kilómetros de La Unión.

Un siglo después, en 1782 los piratas ingleses saquearon e incendiaron los pueblos de Meanguera, en la isla del mismo nombre, y los de Tecapa y Conxagua en Conchaguita, hecho que provocó la orden del gobierno español, de que no poblasen las islas por lo difícil de su defensa, aún se admira en Conchaguita la puerta de la iglesia de Santa Ana de Teca, edificada en el siglo XVI por los frailes de la orden de San Francisco.

Sir Francis Drake enterró sus tesoros en la isla Meanguera y aunque nadie los ha encontrado, lo cierto es que la isla posee riquezas naturales mucho más valiosas.


Lee también:  La casa embrujada de Santa Ana

También podrías leer...

Deja un comentario

contadores web