La misteriosa mujer del río Sapo

El río Sapo es considerado como uno de los ríos más limpios de El Salvador y también es famoso por el color verde turqueza de sus aguas, este río se encuentra situado en el municipio de Arambala, en el departamento de Morazán, El Salvador.

En este lugar se cuenta una leyenda que por muchos años fue un misterio, se trata de la aparición de una extraña mujer por las noches en el río, ahuyentando a quienes la vieran.

La misteriosa mujer del río Sapo

Relata la leyenda que durante la época del conflicto armado que vivió El Salvador en los años 80s, muchos combatientes de la guerrilla pasaban en la noche por las riveras del río Sapo y específicamente en la zona donde el paso del río divide La Guacamaya y El Zapotal, en Morazán, precisamente ahí se encontraban con una misteriosa mujer.

Los que aseguraban haber visto a esta mujer contaban que era de mediana estatura, tenía unos pechos enormes, caderas grandes, el cabello largo, una mirada loca y una risa que resultaba ser muy ruidosa, por lo que se escuchaba desde lejos. Sin embargo decían que eran apariciones rápidas, que duraban solo unos minutos o segundos, incluso, en los que podían verla.

Quienes la vieron contaban también que ella vestía únicamente con calzón y se bañaba en las pozas del río por las noches, además tenía la costumbre de correr para esconderse en la maleza.

Los días pasaban y los pocos combatientes que se aventuraban a pasar de noche por el río Sapo, seguían escuchando las risas descontroladas de tal mujer. A raíz de esto, la leyenda de la Siguanaba empezó a cobrar vida, pero otros decían que no se trataba de ella.

Lee también:  El Cadejo

A finales de 1982, en esta zona también sucedió que repentinamente aparecían varias reses muertas a dentelladas o mordidas de animal fiero. Los logísticos de la guerrilla, preocupados por ello, porque aquellas vacas eran la única reserva de comida que tenían, decidieron comenzaron a cazar a la fiera.

Algunos pensaban que eso seguramente era un puma o un tigrillo o tigre, que había llegado hasta ahí proveniente de las montañas selváticas de Honduras. Lo cierto es que las huellas de las garras y los colmillos en las reses daban escalofríos. Varias escuadras guerrilleras, que coordinaban operaciones por radio, le pusieron emboscadas, minas y trampas pero el escurridizo animal no caía.

Entonces resultó que a historia de la mujer del río Sapo y de la fiera que mataron a las reses se enredaron a tal punto, que ya no se sabía si es que eran dos cosas distintas o era el mismo ser del demonio que cambiaba de cuerpo a su antojo. Por esto la mayoría de combatientes evitaba pasar por las noches por el río Sapo, porque sentían temor de estos sucesos que estaban ocurriendo.

Pasaba el tiempo y las risas de la mujer se seguían escuchando constantemente por las noches y las reses seguían apareciendo muertas. Sin embargo al siguiente verano misteriosamente tanto la misteriosa mujer como los ataques de la fiera desaparecieron y no se volvió a oír más de ella…

Pero resultó que  dos años más tarde, un grupo de las fuerzas especiales de la guerrilla atrapó por casualidad a la misteriosa mujer del río Sapo. La agarraron desprevenida, pero según sus propios testimonios, no fue nada fácil someterla. Se resistió con gritos, uñas, patadas y mordiscos y con fuerza de varios machos juntos. La llevaron a una clínica guerrillera donde un médico, la calmó con pastillas y un poco de paciencia.

Lee también:  Los tesoros de la isla de Meanguera

Para entonces esta mujer tenía el pelo todo alborotado, sus dientes estaban ennegrecidos, tenía las manos y los pies llenos de callos, la piel entera llena costras y cicatrices, la mirada perdida, y gritaba constantemente como queriendo no estar ahí. Muchos de los primeros que la vieron encomendaron sus almas al Señor. Otros aseguraban que el puma y la mujer era el mismo maléfico ser.

Tras varios días de cuidados médicos, alimentación y baños, la misteriosa mujer del río Sapo se fue transformando en una hermosa muchacha de unos 24 años. Ahora con su cabello limpio, cuidado, sedoso y muy bien peinado, dejando ver su rostro trigueño de ojos claros, nariz recta y una boca bonita. Su cuerpo era parecido al de las mujeres campesinas originarias de la zona de Arambala. Pechos generosos, tobillos gruesos y caderas grandes.

Cuando por fin comenzó a hablar de manera normal, ella relató que en diciembre de 1981 los soldados de la fuerza armada hicieron una matazón de gente en el Mozote, Los Toriles, La Joya y otros caseríos cercano. Ella, al ver la sangre de niños, mujeres y hombres solo pudo correr, huyó despavorida y se refugió en las orillas del río Sapo.

Pasó unos tres años huyendo, para sobrevivir comió raíces, hojas, cangrejos de agua dulce y jutes. Dormía debajo de los árboles más frondosos para medio cubrirse de la lluvia, se le deshizo la ropa con el tiempo, ella soñaba por las noches con la matazón y nunca habló con nadie. Era una sobreviviente de aquella masacre.

Fue precisamente en la clínica guerrillera donde finalmente pudo recuperar el juicio, el habla y e incluso la belleza que llevaba escondida.  Y se quedó ahí, con el tiempo, tras muchas noches de abstinencia pasional, no dudó en darle el sí, a un avispado guerrillero que nunca creyó en la Siguanaba. La embarazó. La mandaron al refugio de Colo-Moncagua en Honduras, donde le nació un niño que no era para nada el Cipitillo.

Lee también:  El Partideño

También podrías leer...

Deja un comentario

contadores web