La Cuyancua

Esta historia se narra principalmente en el municipio de Izalco, en el Departamento de Sonsonate que es donde sale por las noches una especie de animal mitológico de gran tamaño, mitad culebra en los extremos inferiores y mitad cerdo en los extremos superiores.

Al visitar el centro turístico Atecozol en Sonsonate puedes encontrar una imagen en piedra de este fantástico animal al cual llaman Cuyancua o Cuyancuat.

La Cuyancua

Según cuentan los lugareños, se escucha por la noche a lo lejos un chillido tenebroso seguido de fuertes turbulencias bajo la tierra, dicho sonido se dice que proviene de éste animal, por lo cual, los lugareños se encierran a tempranas horas en sus hogares, esto se dá principalmente en los alrededores de los ríos y quebradas, dicho animal se arrastra recorriendo la zona en busca de alimento.

Personas que trasnochaban aseguraban haberse visto de frente a este temido animal, lo cual les produjo tal impacto que cayeron desmayados y privados del habla. Tiempo después, al salir del trance originado por el miedo, esos protagonistas de la leyenda viviente narrarían sus experiencias a sus familiares y amigos, en los que brindarían detalles de esa visión legendaria, de esa serpiente en que se funden el misterio y el espanto.

Para quien se anime a buscarla, la Cuyancúa se mantiene en los alrededores del balneario Atecozol. Se arrastra por las orillas de los riachuelos, se enrolla en los árboles y desaparece de la vista humana por algún tiempo. Poco después se le oye por Nahuilingo, se desliza por los ríos va a asustar a las lavanderas del Río Grande. Vuelve y se escucha en Caluco o San Ramón…

Lee también:  La cueva del Duende

Otra parte de la leyenda, asegura que la Cuyancúa hace que brote agua de la parte de tierra en donde escarbó para echarse. De allí mana un agua limpia y fresca, que se puede beber sin ningún riesgo por eso es que en los municipios que frecuenta existen tan hermosas vertientes.


También podrías leer...

Deja un comentario

contadores web