El Tangaloa

Esta  es una leyenda de nuestros antepasados los Lencas, este relato trata sobre un niño que tenía poderes naturales pero  con algunos defectos físicos y que al morir pidió a la Luna el deseo de ver el mar.

La Luna lo convirtió en pulpo para mantener las olas normales y también para proteger a los animales que viven en las profundidades del mar.

El Tangaloa

Dice nuestra historia que hace mucho tiempo, en la antigüedad, periodo de nuestros ancestros…

Nació en Tangolona (un distrito Lenca muy antiguo, hoy solo sobrevive el nombre en una área muy pequeña en San Miguel, llamada hacienda Tangolona) un niño dotado de grandes poderes.

El niño era muy sabio y hacia milagros, pero desafortunadamente, el niño había nacido con defectos en su cuerpo, se decía que el pequeño había nacido con varias piernas, por lo que sus padres lo mantuvieron en su casa y sin permiso de salir afuera y jugar con otros niños de la comunidad.

Una vez, el niño se enfermo de muerte y al momento antes de morir, la Luna le preguntó que si quería un último deseo. El niño le dijo a la Luna que siempre había deseado ver el mar y que si ella se lo permitía, el quería entrar al mar antes de morir. La Luna le concedió el deseo y le convirtió en un pulpo.

Desde entonces, Tangaloa vivió en el mar y su morada fue Jawairoa (hoy Jiquilisco, departamento de Usulután).

Este guardián del mar trabaja en conjunto con Ti Tanawass (la deidad de las aguas del mar y los bosques salados que en lengua taulepa se llaman Niangas) para mantener las olas en su límite y mantener los animales marinos bajo protección. Ellos también asisten a los navegantes en alta mar.

Lee también:  La hamaca de la Siguanaba

Por esta razón los Lencas no consumen pulpos en su dieta…


También podrías leer...

Deja un comentario

contadores web