El tabudo

El lago de Coatepeque es un fantástico lugar que se encuentra en el departamento de Santa Ana, exactamente en el municipio de El Congo. Este lago es muy visitado por turistas que buscan admirar toda la naturaleza que adorna el lago. 

Aunque son muchas personas que llegan diariamente a este sitio, pocos saben que aquí se esconde una leyenda que es muy conocida por  la mayoría de pobladores, se trata de la leyenda de el tabudo.

Leyenda de El tabudo

Esta leyenda salvadoreña es bastante conocida por los pescadores, habitantes y algunos visitantes del lago de Coatepeque, los cuales relatan que el dueño de una hermosa mansión localizada al otro lado de dicho lago, salió cierto día a pasear en una canoa.

Pero algo extraño sucedió, según la historia cuando él estaba a orillas del lago, misteriosamente fue arrastrado por una corriente subterránea que lo llevó hasta los dominios de Itzqueyé, la diosa del agua dulce. Desde entonces no se volvió a saber nada más de el y no se le volvió a ver con vida.

A los pocos meses después de que esto pasara, ese señor apareció convertido en “El Tabudo”, dejándoles a las personas encargadas del cuido de su propiedad, la herencia de su paradisíaco lugar.

Ellos quedaron perplejos al verlo pues sus rodillas se habían ensanchados tanto que parecía un par de balones de fútbol, al igual que sus labios y que parecía mas bien una criatura marina que un ser humano. El nombre Tabudo proviene de tabas, que son las rodillas.

Aunque muchos cuentan esto con cierto miedo, la verdad es que el tabudo es un espíritu bueno a quien no se le debe temer. Se dice que cuando le agrada una persona, él aparece como un humilde pescador sentándose en la parte delantera de la canoa, también auxilia a los valientes pescadores anclados. atrayéndoles abundantes peces.

Lee también:  La hamaca de la Siguanaba

Si por el contrario, el pescador le teme, y huye, no pesca nada.

Sin embargo también se cuenta que en otras ocasiones, cuando se enfrenta con turistas, visitantes, curiosos, el tabudo , cordialmente los invita a recorrer las más recónditas profundidas del lago; a los hombres los convierte en enormes peces de colores y a las mujeres en sirenas de agua dulce; después de tan increíble paseo, los deja nuevamente en la orilla, convertidos en seres humanos.

Hay quienes no desean regresar a la vida cotidiana, debido a que en el fondo del lago han conocido la paz, la tranquilidad, y sobre todo la libertad; y es cuando en en tierra firme los declaran “desaparecidos”, sus cuerpos jamás son recuperados.


También podrías leer...

Deja un comentario

contadores web